INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

 

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO Hoy

SÁBADO, 10 DE ENERO DEL 2015

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

CABA,  UN APELLIDO DE QUISQUEYANOS VALIENTES (1 de 3)

Preparado por Mario Julio Jáquez Torres

 

Al estallar la independencia el 27 de febrero de 1844, emisarios del naciente gobierno dominicano recorrieron cada población del país en busca de personas influyentes que pudieran apoyar económicamente la causa y de hombres dispuestos a defender el incipiente proyecto de nación. El trinitario Matías Ramón Mella, encargado de reclutar hombres para el naciente ejército nacional en el Cibao, conquistó en San José de Las Matas población que se había adherido a la separación el 10 de marzo de 1844 al importante e influyente hacendado don Francisco de la Caba.

Francisco Caba había nacido en 1780 y era miembro de una prominente familia de la Sierra. En 1810, él y su hermano Juan de la Caba figuraron entre los ricos hacendados que firmaron la solicitud para establecer una villa de españoles en el partido de San José de las Matas. Participó en 1808 y 1809 con el rango de capitán de urbanos a las órdenes de Juan Sánchez Ramírez en la guerra de la Reconquista, en la que fue herido en el combate acaecido en la toma del fuerte Galard. 

Referencias documentales sobre sus actuaciones militares se consignan precisamente con posterioridad a su decisión de apoyar el movimiento independentista, cuando figuraba con el rango de teniente coronel. Así, en el marco de  las acciones de guerra previas a la batalla de Santiago del 30 de marzo de 1844, el día 24 de marzo, informaba desde Guayubín: que a las dos de esta tarde se han oído descargas de la parte abajo. Eran las guardias dominicanas destacadas en Escalante, y los haitianos en su marcha para Santiago que se batían. El 28 de marzo, desde El Cañafistol, cerca de San José de las Matas, envió  una  conocida carta,  en la que pedía lo siguiente: …envíen con el capitán Fernando Céspedes buenos fusiles juntamente con municiones. Faciliten al portador, una montura y lo que verbalmente pida, un tambor con caja para las tropas y si se puede una carga de romo que eso es muy bueno para animar a la gente en caso de pelea, así como sustancia para las tropas que se me está quejando.

Formando parte de las tropas reunidas en la sierra para la defensa de Santiago, Caba condujo a sus hombres hasta Guayubín, donde se puso bajo las órdenes del general Bartolo Mejía para salir a reforzar a los santiagueros y atacar al ejército haitiano por la retaguardia. En el camino hacia Santiago se encontraron con las tropas enemigas que venían de retirada, a los cuales emboscaron y persiguieron hasta Haití. En esta acción armada, conocida como la emboscada entre Guayubín y Talanquera, murieron dos generales de alto rango del ejército invasor, Carrié y Cadet Antoine.

Al año siguiente, Caba fue puesto al mando, conjuntamente con el coronel Ramón Azcona, de quinientos hombres para enfrentarse al general haitiano Seraphin en el fuerte amurallado El Invencible. Caba perdió la vida intentando penetrar esa fortificación previo a la batalla de Beller. Su certificado de defunción, instrumentado en San José de las Matas el 31 de julio de 1845, dice lo siguiente: …el Coronel Francisco Caba, hijo legitimo de José de la Caba y Mariana Gil, y esposo de María Rodríguez, de sesenta y cinco años de edad, fue sepultado hoy su cadáver en el cementerio de esta parroquia, no recibió los Santos Sepulcros por haber fallecido en La Línea, y llegó a este pueblo ya difunto.

Al momento de su muerte, los trece hijos de su prole, procreada con María Rodríguez, hija de Antonio Rodríguez Ureña y Juana Torres, ya habían alcanzado la adultez, ya que estos nacieron en el primer cuarto del siglo XIX.

 

 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|