INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO HOY

SÁBADO, 25 DE JUNIO DEL 2005 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

LOS INMIGRANTES ÁRABES

Preparado por Edwin Rafael Espinal Hernández

 

En su obra Azúcar, árabes, cocolos y haitianos, Orlando Inoa dice que los árabes término “normalmente usado en América para denominar a los inmigrantes procedentes de Siria, el Líbano, Palestina y Egipto” o turcos nombre que se les otorgó por su procedencia de los pueblos del Oriente Medio dominados por Turquía desde 1453 pusieron a República Dominicana en su itinerario migratorio antes de terminar el siglo XIX, “ya sea por equivocación o causas fortuitas”, si se considera que Estados Unidos era su lugar preferido de destino.

Este autor no establece en qué fecha se inició su llegada, aunque estima probable que algunos ya habían arribado hacia 1883. Inoa señala que “una de las características distintivas de la inmigración árabe, además de la poca edad de los inmigrantes (cuyo promedio no rebasaba los dieciocho años), era la carencia de dinero al llegar a estas tierras. Esta inmigración estaba compuesta por jóvenes hijos de agricultores de montañas, cuyos escasos ahorros los gastaban en el transporte para alcanzar América. Al llegar y establecerse en la República Dominicana sus condiciones de vida no eran muy buenas”.

Los rasgos apuntados explican el porqué los árabes o turcos se iniciaran laboralmente como buhoneros. En esta actividad, explica Inoa, utilizaban “mercancías que le eran facilitadas por tiendas y almacenes que pertenecían a otros árabes. Prácticamente el buhonero lo que hacía era revender mercancías que él había tomado a crédito en una tienda de mayor capital, que podía esperar a que él recuperara el dinero de la mercancía que había fiado entre sus paisanos”.

Del buhonerismo, los árabes pasaban a actividades comerciales de mayor inversión, una vez acumulaban cierto capital.

Hay que señalar que Monte Líbano, constituido por una población mayoritariamente cristiana, se vio afligido por una dura opresión por parte del imperio turco y los musulmanes de la provincia de la Gran Siria, a la que pertenecía, lo que obligó a sus habitantes a emigrar hacia donde pudieran obtener un mejor nivel de vida.

Esto explica el hecho de que sus habitantes engrosaran la primera ola de inmigrantes hacia América y tuviesen por ende tan notable presencia en República Dominicana, con apellidos como Haché, Tallaj, Hued, Gobaira, Sued, Sahdalá, Haddad, Dumit, Ramia y Zouain.


Fuentes Bibliográficas: 

Archivo Notarial Santiago Reinoso, Protocolo Notarial de Joaquín Dalmau, Declaración de soltería de Julián P. Haché, acto número 140,  27 octubre 1900

Archivo Notarial Félix Rodríguez,  Protocolo Notarial de Ismael de Peña Rincón, acto número 94, f.213-214, 2 julio 1918

Archivo Notarial Santiago Reinoso, Protocolo Notarial de Joaquín Dalmau, Testamento de Abraham Sahdalá, acto número 113, 3 agosto 1907

Archivo Notarial Félix Rodríguez, Protocolo Notarial de Ismael de Peña Rincón, acto número 270, f.801-803, 6 diciembre 1918

Archivo Notarial Félix Rodríguez, Protocolo Notarial de Ismael de Peña Rincón, acto número 210, f.886-889, 1 junio 1920

Archivo Notarial Félix Rodríguez, Protocolo Notarial de Ismael de Peña Rincón, actos número 145, 146 y 147, 4 junio 1921

Haché, Pedro: El sensacional caso Haché, sin fecha, p.5-6)

Inoa, Orlando: Azúcar, árabes, cocolos y haitianos, Editorial Cole / FLACSO, Santo Domingo, 1999

 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|