INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

Sello postal - Fuente: colonialzone-dr.com

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO Hoy

SÁBADO, 18 DE JUNIO DEL 2011

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

LEÓN ESTÉVEZ Y LAS HERMANAS MIRABAL

Preparado por Julio Amable González Hernández

 

En los actuales días, el país conmemora el 50 aniversario del ajusticiamiento de Rafael Leonidas Trujillo Molina, el más cruel y despiadado dictador que probablemente haya tenido país alguno de América Latina.

La efeméride ha generado que la prensa local haya desplegado interesantes reportajes recordando el hecho como tal, cómo se llegó a su ejecución, así como los meses siguientes, en los cuales se vivieron y sufrieron las atrocidades de los herederos del régimen, encabezados por el hijo del sátrapa, Ramfis Trujillo Martínez y su camarilla de acólitos.

Igualmente, se han llevado a cabo charlas, paneles, exposiciones y la apertura del Museo de la Resistencia.

En todo este renacer de remembranzas, dos personajes distantes y opuestos han surgido a la palestra: las hermanas Mirabal, de una parte, y Luis José León Estévez de otra.

Las primeras, Patria (1924-1960), Minerva (1926-1960) y María Teresa Mirabal Reyes (1935-1960), son consideradas heroínas nacionales por su decidida lucha contra la tiranía trujillista, hasta el punto de haber ofrendado sus vidas por esa noble causa. Como se sabe fueron asesinadas cruelmente el 25 de noviembre de 1960 por orden directa del dictador, aunque se hizo creer que murieron en un accidente automovilístico.

Su sacrificio no fue en vano: El mismo alimentó los deseos de justicia por parte de aquellos que el 30 de mayo de 1961, en la autopista a San Cristóbal lograron de forma efectiva ajusticiar a Trujillo.

De otra parte, Luis José León Estévez, Coronel de la Aviación Militar Dominicana, primer esposo de Angelita Trujillo Martínez y miembro prominente de los allegados a Ramfis Trujillo. Junto a Johnny Abbes y otros esbirros del régimen, torturaba personalmente en la cárcel de la 40 y del kilómetro 9 a los desafectos y opositores del gobierno de Trujillo. Participó igualmente de la matanza de los sobrevivientes de la gesta del 30 de Mayo en la Hacienda María, junto a Ramfis Trujillo y su hermano José Alfonso León Estévez, antes de escapar al exterior. Por este hecho Luis José León Estévez fue condenado en contumacia a 30 años de cárcel, pero no cumplió la pena impuesta. El 7 de mayo de 2010 decidió quitarse la vida suicidándose. Su hermano José Alfonso ya había corrido la misma suerte el 16 de abril de 2004.

El estudio de la genealogía a veces nos depara sorpresas inesperadas como es el caso de los personajes arriba citados.

En efecto, en recientes investigaciones que hemos llevado a cabo encontramos que Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, así como su sobreviviente hermana Dedé, eran hijas de Enrique Mirabal Fernández (1895-1953) y de Mercedes Reyes Camilo (1898-1981). El primero era hijo de Simeón Mirabal Núñez (n. 1861) y Adela Fernández González, nacida esta última en 1865 en Licey, Santiago. A su vez, Adela era hija de Pedro Fernández Rodríguez y Ramona González Abreu, casados en 1848 en Santiago. Ramona era hija de Pedro González y Juana Teresa Abreu Durán.

Otra hija de esa última pareja lo fue Francisca González Abreu, quien casó con Elías de León. Ellos a su vez son los padres de Antonio Gavino de León González (1848-1913). Este a su vez casó el 22 de agosto de 1877 en Santiago con María Natividad Jiménez López (n. 1854).

Ellos a su vez fueron los padres de Manuel de Jesús León Jimenes,  nacido en 1892 en Guazumal, Tamboril, Santiago, y quien casó el 30 de noviembre de 1918 en Tamboril, Santiago, con Dolores Ercilia Estévez Cabrera (1895-1970), siendo estos a su vez los padres de Luis José León Estévez.

Por lo tanto, las hermanas Mirabal y Luis José León Estévez eran primos terceros, ya que compartían por línea paterna a los mismos tatarabuelos, Pedro González y Juana Teresa Abreu Durán.

Es muy probable que Patria, Minerva y María Teresa hayan muerto sin haber sabido esto por las generaciones que los separan, pero de haberlo sabido, es seguro que hubiesen declarado a Luis José León Estévez como primo indeseado.

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|