INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

  Jacinto Bienvenido Peynado Peynado

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO Hoy

SÁBADO, 16 DE MAYO DEL 2009

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

DESCENDENCIAS PRESIDENCIALES: Jacinto Peynado (1 dE 2)

Preparado por Julio Amable González Hernández

 

Jacinto Bienvenido Peynado Peynado, a quien llamaban Mozo, nació el 15 febrero de 1878 en Santo Domingo. Era hijo de Jacinto Peynado Tejón (1829-1897) y su sobrina Manuela María Peynado. 

Con apenas 20 años de edad obtuvo el título de Doctor en Derecho de la Universidad de Santo Domingo, institución de la cual fue catedrático y posteriormente decano de la Facultad de Derecho.

Fue miembro activo del partido de Juan Isidro Jimenes, en cuyo gobierno ocupó varios cargos públicos, entre los que se encuentran Ministro de Justicia e Instrucción Pública, Ministro de Interior y Policía y Ministro de Agricultura e inmigración.

Ejerciendo las funciones de Ministro de Justicia en 1914, Rafael Leonidas Trujillo se le presentó voluntariamente y le pidió perdón por unas fechorías que había cometido. Por las mismas le hubiesen sentenciado cárcel. Sin embargo, Jacinto Peynado lo perdonó. Se cuenta que Trujillo le estuvo muy agradecido por este gesto, que, el tirano nunca olvidó.

En 1915 fue enviado a Washington para tratar algunos puntos de la Convención Dominico-Americana de 1907. Colaboró con su hermano, el también abogado Francisco J. Peynado, en la elaboración del plan de liberación Hughes-Peynado, el cual puso término a la ocupación norteamericana de 1916-1924.  

Ocupó también varios cargos en el primer período de la Era de Trujillo. Luego fue Vicepresidente de la República en el período 1934-1938.

Fue juramentado como Presidente de la República el 16 de agosto de 1938 por el período 1938-1942. Sin embargo, el dictador seguía dirigiendo la nación.

Señala Jesús de Galíndez en su obra “Era de Trujillo” que el nombramiento de Peynado como Presidente de la República fue simbólico, pues realmente quien gobernaba era Trujillo. Así lo demuestran los decretos dictados por el nuevo “Presidente”, con los cuales todo el tren gubernativo quedó intacto. Por ejemplo: el decreto No. 1 confirma todos los secretarios y subsecretarios de Estado; el decreto No. 2 confirma a todos los demás funcionarios; el decreto No. 3 confirma en especial a todos los miembros del Ejército Nacional, del Cuerpo de Ayudantes del Presidente, y de la Policía Nacional; el decreto No. 4 concede al generalísimo Trujillo, los mismos privilegios de que goza el Presidente de la República y a la señora María Martínez de Trujillo y Julia Molina, viuda de Trujillo, los mismos honores atribuidos a la primera dama.

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|