INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

Moca en 1871 de Samuel Hazard

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO Hoy

SÁBADO, 13 DE OCTUBRE DEL 2012

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

LOS ARCHIVOS PARROQUIALES DE MOCA (1 de 4)

Preparado por Edwin Rafael Espinal Hernández

 

En el interés de conocer los más antiguos orígenes familiares mocanos, el 1 de diciembre de 2007, el Ministerio de Cultura y la Academia Dominicana de la Historia suscribieron un acuerdo con esos fines, en virtud del cual el autor de esta cápsula fue contratado para relevar la información pertinente contenida las partidas de bautismo, matrimonio y defunción de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Moca. El período abarcado según el tipo de acta fue el siguiente: defunciones, 2,040 actas, de 1822 a 1854; bautizos, 2,970 actas, de 1822 a 1836, y matrimonios 1,215 actas, de 1822 a 1851. En total 6,225. La información, levantada por Leonardo Díaz Jáquez, actual presidente del Instituto Dominicano de Genealogía, ofrece el número del libro, del folio y del acta correspondientes, fechas de las actas, nombre y edad del fallecido, bautizado y casado, según el caso, nombre de sus padres, de los padrinos, en el caso de los bautizos, y los testigos, en el caso de los matrimonios, lazos consanguíneos y anotaciones en relación al estado civil, a la grafía de los apellidos y otras de carácter marginal respecto del lugar de la muerte o nacimiento y solemnidades relacionadas con su enterramiento.

El examen de estas partidas revela, en forma común, la ortografía original de determinados apellidos, tales como Roxas, Texada o Ximenes, así como la deformación que, en su escritura y/o pronunciación, prohijaron generaciones sucesivas de determinados patronímicos en torno a la real e inicial ortografía de los mismos, como es el caso especial de Bencomo, transformado en Bencosme. En otros casos, consonantes y vocales aparecen trastocadas por otras, o eliminadas, acaso por una pronunciación dificultosa. Ejemplo de estos son los apellidos Acebedo-Acebeo-Aseveo, Almanza, Allala, Albares-Alvare, Anduja, Balenzuela, Balerio, Baptista, Barga-Burgas-Valga-de Valgas, Barensuela, Basques, Bentura, Bulgo, Carabajal, Caravallo, Caseres, Cava, Chave, Contrera, Coronao, Cortorrial, Dias, Ernandes, Estreya, Ferreyra, Garcías, Geres, Gomes, Gonsales, Henrique, Iciano-Yciano, Lopes, Maldonao, Megía, Mendes, Mendosa, Molla, Oballe-Obaye, Obiedo, Olibares, Olibero, Pallero, Peres, Regalao, Ribera, Salasar, Sanhes, Sapata, Sepeda, Sevallo, Sisnero, Surier, Tabera, Tavera, Torrez, Trofel, Vidó y Xaques.

Las actas de esta parroquia contienen una información valiosísima para los estudios genealógicos en Moca. En esta serie daremos a conocer algunos de sus aspectos más relevantes.

Las actas de defunción

El primer libro de defunciones de la parroquia de Nuestra Señora del Rosario abarca el período comprendido entre 1822 y 1849 y sus actas fueron instrumentadas por los sacerdotes fray Juan Antonio Hernández entre febrero de 1822 y junio de 1823 y Gabriel Sánchez, este último a partir de junio de 1823 hasta octubre de 1849. En el segundo libro, los asientos registrales aparecen suscritos por el sacerdote Silvestre Núñez a partir de octubre de 1849, figurando en ellos todavía en diciembre de 1854. Hay que suponer que los fallecimientos ocurridos antes de 1822 en esta demarcación eran igualmente registrados, ya fuese en la ermita existente en el lugar o en la parroquia de La Vega, de la que era sufragánea.

 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|