INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO HOY

SÁBADO, 31 DE DICIEMBRE DEL 2005 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

LA ASCENDENCIA DAVÍDICA DE JESUCRISTO (2 de 2)

Preparado por Antonio José Ignacio Guerra Sánchez

 

En la genealogía de Jesús que nos presentan los Evangelistas Lucas y Mateo, ninguno ha intentado “limpiar” la estirpe de Cristo, y esto es conmovedor y apasionante. La mayoría de nosotros al exhibir su árbol genealógico pretende “adornarlo”,  para no sacar a un primer plano las impurezas que en él pudieran haber; no mencionamos el hijo de la calle, las concubinas y los múltiples matrimonios, lo que para nosotros es vergonzoso, se oculta y hasta se olvida. No obran así los evangelistas; todo lo contrario, se resaltan las impurezas.

En las genealogías hebreas no era común la aparición de mujeres; en la genealogía que nos compete, se muestran cuatro y las cuatro con historias tristes: tres de ellas son extranjeras (una cananea, una moabita, otra hitita). Constituía un sacrilegio para los hebreos casar con gentiles o extranjeros.

Nos sorprende que aparezca sin tapujos Tamar, nuera de Judá, que, deseando vengarse de él, se hizo pasar por ramera para fornicar con su suegro a cambio de un cabrito. De aquella relación incestuosa nacerían dos mellizos ascendientes de Cristo: Farés (Peres) y Zara (Zéraj). Toda esta escena se detalla en el capítulo 38 del Génesis y dichos ascendientes se encuentran en Mateo 1, 3.

Otro caso de ascendencia pecaminosa lo constituye el “sabio” Salomón, hijo adulterino de David con Betsabé, mujer de Urías el hitita, su amigo y general cercano, al que condenó morir en batalla para quedarse con aquella: “Poned a Urías en primera línea dónde la lucha sea más reñida y retiraos detrás de él para que sea herido y muera” (2da, de Samuel 11, 15). Y estamos hablando además de dos escritores bíblicos: David, autor de los Salmos y Salomón, autor del Cantar de los Cantares.

Entre otros ejemplos está Rajab, pagana de Jericó y ramera de profesión, preservada su casa por Josué. Con ella procreó Salmón a Booz.

Es prudente señalar que a partir de la destrucción del Segundo Templo de Jerusalem (año 70 d. C.) por el general romano Tito, la escuela rabínica que sobrevivió fue la de los fariseos, y le tocó a un discípulo del gran maestro Hilel, llamado Yohanan (Juan) Ben Zakai, dirigir el concilio de Jamnia (año 90 d. C.). Este Concilio de Jamnia restablece el Sanedrín, crea la Mishná o el nuevo código ritual judaico, el canon hebreo de libros sacros, y entre otras disposiciones, establece que la estirpe judía se transmite por vía materna, en lugar de la paterna, como se tenía anteriormente. De ahí en adelante, todo descendiente de Abraham será reconocido como tal si su madre fuese la portadora de la sangre hebrea. Sin proponérselo, esos sabios judíos legitiman aún más la procedencia Davídica de Jesús a través de María su Madre.

La ocasión navideña se hace propicia para reflexionar sobre el misterio que encierra la genealogía de Jesús. Lo que para muchos aparenta ser una imperfección, culmina en una obra perfectísima, en la Encarnación, Muerte y Resurrección del Hijo de Dios y de María. Tal y cómo lo indica San Pablo en su Carta a los Filipenses (Cap. 2, vers. 5-11):

Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo, El cual, siendo de condición divina, no codició el ser igual a Dios sino que se despojó de sí mismo, tomando condición de esclavo. Asumiendo semejanza humana y apareciendo en su porte como hombre, se rebajó a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. Para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos, y toda lengua confiese que Cristo Jesús es el SEÑOR para gloria de Dios Padre.


Fuentes Bibliográficas: 

Enciclopedia Judaica, versión en Inglés, Editora Macmillan Company, Nueva York, Estados Unidos, 1971-1972

Nueva Biblia de Jerusalem, versión digital por Desclée. Bilbao, España, 2002

Teología Dogmática III, Schamaus, RIALP, Madrid, España, 1959

 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|