INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

  Fortaleza San Luis en Santiago de Holger R. Escoto

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO Hoy

SÁBADO, 20 DE DICIEMBRE DEL 2008

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

Ascendencia serrana del general Fernando Valerio

Preparado por Edwin Rafael Espinal Hernández

 

De la ascendencia del general Fernando Valerio, héroe de las batallas de Santiago (1844) y Sabana Larga (1856), se tenía conocimiento hasta ahora gracias al informativo testimonial que él mismo promovió por ante el Pbro. Domingo Antonio Solano, Cura y Vicario Foráneo de Santiago, el 11 de agosto de 1827, para obtener la dispensa del impedimento, que por consanguinidad, le unía a su prometida Petronila Suriel Fernández, nieta de una hermana de su madre. Pero en este documento constan apenas sus abuelos maternos, por ligarse por esta línea a su futura esposa. Así, indica que era hijo legítimo de Narciso Valerio y Elena Gil; su madre era hija de Diego Gil y Francisca Tineo. Gertrudis Gil, hermana de su madre y esposa de Nicolás Fernández, era a su vez madre de Manuela Fernández, esposa de Pablo Suriel y madre de Petronila Suriel Fernández. El parentesco de consanguinidad de segundo con tercer grado por línea transversal desigual no hacía necesario establecer otros ascendientes.

Dispensas localizadas en el Archivo Histórico del Arzobispado de Santo Domingo por Julio González Hernández, bibliotecario del Instituto Dominicano de Genealogía, y una compulsa realizada en los archivos de la parroquia, la Oficialía del Estado Civil y el Juzgado de Paz de San José de Las Matas por el investigador genealógico Mario Jáquez Torres, han permitido conocer dos nuevas generaciones de ascendientes de este militar independentista, así como parientes colaterales en San José de Las Matas, que se remontan al siglo XVIII.

Francisca Tineo, abuela de Valerio, era hija de Juan Tineo Gil y Simona Grullón. A su vez Juan Tineo Gil era hijo de Juan Tineo y Francisca Gil. Francisca Tineo Grullón tuvo cinco hermanos: Rosa, esposa de José Tavares; Francisco, esposo de Josefa Jiménez; Juan, esposo de Juana Tavares, Domingo y Manuela Tineo Grullón, esposa de Ignacio Tavares. Manuela Tineo Grullón fue tatarabuela del munícipe santiagués Manuel de Jesús Tavares Portes.

Gertrudis Gil, tía de Valerio y abuela de su esposa,  además de Manuela, fue también madre de José, Nicolás y Gertrudis Fernández Gil. José casó con Gerónima Valerio y luego con Petronila Núñez; Nicolás fue esposo de María Ramona Núñez Tineo, mientras que Gertrudis fue esposa de Joaquín de Luna. Los tres fueron troncos de extensas líneas de los apellidos Fernández y Luna en Jánico y San José de Las Matas.

De Narciso Valerio, padre de Fernando Valerio, no se tienen datos sobre sus ascendientes. A partir de dispensas de habitantes de San José de Las Matas, se ha podido localizar como ascendiente más antiguo de este apellido en la zona a un Fernando Valerio nacido hacia 1750. La homonimia de ambos personajes podría apuntar a una vinculación familiar entre ellos. Carlos Dobal apunta que Miguel Román Valerio nacido en 1767 en Puerto Rico y tronco de la familia Román Leguizamón era primo del general Valerio a través de su madre Juana de Dios Valerio. Es extraño que siendo parientes, Rodolfo Ramón Pichardo Román, nieto de Román Valerio, no necesitó dispensa para su matrimonio en Santiago en 1870 con Juana Francisca Valerio Suriel, hija de Valerio. Su parentesco tenía que ser dispensado por la autoridad eclesiástica, por ser su esposa “prima segunda” de su madre Generosa Román Leguizamón.

En su instancia de 1827 al Pbro. Solano, Fernando Valerio declaró ser “natural y vecino” de Santiago, testimonio que mueve a interrogantes. En efecto, el término “natural” significaría que había nacido en Santiago, contradiciendo así a algunos autores que sitúan su venida al mundo en Sabana Iglesia. No obstante, hasta 1814, cuando se erigió la parroquia de San José de Las Matas, los habitantes de su jurisdicción, conforme dispensas de la misma época, se llamaban naturales de Santiago. Valerio declaró tener veinte años en 1827, por lo que nació hacia 1807, esto es, antes de la creación de la parroquia serrana.

La palabra “vecino” abre igualmente preguntas. Valerio testimonió que para entonces era labrador, lo que puede llevarnos a considerar que su domicilio no era propiamente la ciudad de Santiago de los Caballeros. ¿Acaso viviría en realidad en una comunidad rural en la tierra de sus ancestros?

En conexión con esto, llama la atención que la compañía que como capitán de Guardia Cívica comandó el 30 de marzo de 1844 en Santiago, estuvo conformada por andulleros de Sabana Iglesia. Su condición de hombre dedicado al laboreo agrícola y sus vínculos con familias serranas bien pudieron ser la clave para dicha integración.

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|