INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO Hoy

SÁBADO, 17 DE DICIEMBRE DEL 2011

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

DISPENSAS DE PÚBLICA HONESTIDAD

Preparado por Julio Amable González Hernández

 

En Derecho Eclesiástico existe lo que se denomina “pública honestidad” o cuasiafinidad, esto es, el vínculo entre el varón y los consanguíneos de la mujer y viceversa, nacido de su matrimonio inválido después de instaurada la vida en común, y de su público y notorio concubinato. Esa relación es un impedimento que “dirime el matrimonio en el primer grado de la línea recta entre el varón y los consanguíneos de la mujer y viceversa” (Canon 1093 del Código de Derecho Canónico).

No obstante ser un impedimento perpetuo para el matrimonio, su cese sólo cabe por la concesión de una dispensa. En nuestro país, especialmente en el siglo XIX, cuando el amancebamiento era la nota característica en determinadas clases sociales, se expidieron dispensas de pública honestidad para permitir el matrimonio entre parejas incestuosas, concubinos y de hombres que habían tenido relaciones con las madres, tías, primas, hermanas  e incluso hijas de sus parejas. 

Para ilustrar los casos en que se concedían dichas dispensas, hemos escogido algunas otorgadas durante el siglo XIX en Santiago:

Dispensa concedida el  5 de mayo de 1813 en Santiago a José Antonio Fernández, hijo de Nicolás Fernández y María Núñez, quien casaría con Josefa Tineo, hija de Juan Tineo y María Tavares. José Antonio “tuvo cópula con dos primas hermanas de su pretendida, María y Ana Tineo, hijas de Francisco Tineo”. Francisco y Juan Tineo eran hermanos.

Dispensa concedida el  22 de julio de 1840 en Santiago a Mariano Almánzar, de 19 años, hijo natural de Francisco de Moya e Inés Almánzar, quien casaría con Ana López, hija de Valeriano López y Agustina Almánzar. “Hubo incesto público”.

Dispensa concedida el  25 de enero de 1841 en Santiago a José de los Santos, hijo de Tomás de los Santos y Ángela Toribio, quien casaría con Francisca Toribio, hija de León Toribio y Bárbara. “Hubo incesto público”.

Dispensa concedida el  4 de diciembre de 1848 en Santiago a Eduardo Domínguez, de 22 años, hijo de Sixto Domínguez y Jacinta de León, quien casaría con Josefa Martínez, de 19 años, hija de José Martínez y Anastasia Díaz. “Hubo cópula oculta”.

Dispensa concedida el  23 de junio de 1853 en Santiago a Manuel Francisco Estrella, hijo de Santiago Estrella y Rosa Díaz, quien casaría con María de la Cruz Rodríguez, hija de Ramón Rodríguez y Margarita Padilla. “Han vivido en contubernio por más de ocho meses, además, ella está embarazada”.

Dispensa concedida el  2 de marzo de 1866 en Sabaneta a Toribio Tejada, hijo de José María Tejada y María Muñoz, quien casaría con María Tejada, hija de Evaristo Tejada y Bernardina de la Cruz, aparte de tener parentesco en segundo grado, “tenían cópula consumada”.

Dispensa concedida el  4 de febrero de 1874 en Santiago a Andrés Collado, de 34 años, hijo de Féliz Collado e Isabel Báez, quien casaría con Eugenia Dolores Suriel, de 24 años, hija natural de Concepción Suriel, “dispensa necesaria porque el contrayente tuvo cópula ilícita con Concepción Suriel, madre de la contrayente”.

Dispensa concedida el  17 de noviembre de 1874 en Santiago a Zoilo Fermín, de 20 años, hijo de Francisco Fermín y María del Rosario Fernández, quien casaría con Flora León, de 19 años, hija de Jacinto León y Altagracia Pérez. “El contrayente tuvo cópula ilícita con una prima hermana de su futura esposa”.

Dispensa concedida el  18 de diciembre de 1874 en Santiago a Elías Pichardo, de 26 años, hijo natural de Juana Pichardo, quien casaría con Tomasina Batista, de 24 años, hija de Domingo Batista y Benedicta Céspedes. “El contrayente tuvo cópula ilícita con Juana Céspedes, tía de la contrayente”

Dispensa concedida el  14 de julio de 1875 en Santiago a Segundo López, de 30 años, hijo de Clemente López y Lucía Rodríguez, quien casaría con María Eugenia Estrella, de 23 años, hija de Manuel Francisco Estrella y María de la Cruz. “No tenían hijos pero María Eugenia casó fecundada”.

Dispensa concedida el  9 de abril de 1877 en Santiago a Manuel Estévez, de 38 años, hijo de José Estévez y Juana Vélez, quien casaría con Balbina Espinal, de 26 años, hija de José María Espinal  y Vicenta Rodríguez. “Se pide dispensa por estar amancebados y Manuel tuvo cópula carnal con una hermana de su manceba”.

Dispensa concedida el  18 de agosto de 1877 en Santiago a Pedro Santana, de 30 años, hijo de Evaristo Santana y Juana de Vargas, quien casaría con Petronila de Peña, de 22 años, hija de Wenceslao de Peña y Genara Martínez. “El contrayente tuvo cópula ilícita con una hermana del padre de la contrayente”.

Dispensa concedida el  3 de septiembre de 1882 en Santiago a Simeón Nelson, hijo de José Nelson y Mesonete Enne, quien casaría con Magdalena Barrera, hija de Lino Barrera y Juana Pichardo. Habían tenido “cópula ilícita”

Dispensa concedida el  28 de noviembre de 1905 en Baitoa a José Dolores Pérez, de 35 años, hijo de Julián Pérez y María de los Ángeles Inoa, quien casaría con Baldomera Coronado, de 42 años, hija de Manuel Coronado y Paulina Báez, con quien había procreado seis hijos “y tuvo relaciones con una hija de Baldomera pero no de él”.

Dispensa concedida el  7 de enero de 1918 en Santiago a Natalio Rodríguez, quien casaría con Tomasina Gutiérrez, habiendo teniendo el primero “como concubina” a María Gutiérrez, hermana de quien sería su esposa. Ambas eran hijas de José María Gutiérrez.

Estos reveladores documentos, fuera de su interés genealógico, tienen valores adicionales para el estudio sociológico y moral de la época.

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|