INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

 

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO Hoy

SÁBADO, 9 DE ENERO DEL 2016

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

HINCHA DE LA FRONTERA Y SU LIBRO DE BAUTIZOS

Preparado por Leonardo Díaz Jáquez

 

Hincha es hoy una ciudad haitiana, pero en el siglo XVIII era una población de la parte española de la isla de Santo Domingo. Centro urbano clave para los estudios genealógicos dominicanos, los registros parroquiales de la villa de Híncha que tenemos disponibles se limitan al libro 4 de bautizos, no completo, que incluye actas del 24 de abril de 1782 al 18 de octubre de 1794, en las cuales hay 801 (57%) de criollos o españoles, 553 (39%) de esclavos, libres y libertos y 49 (3%) de franceses. Los sacerdotes actuantes fueron el doctor don Bernardo Correa y Cidrón, presbítero y sacristán mayor; doctor don Juan Sánchez Valverde, cura rector de la iglesia y quien fuera también alcalde mayor; licenciado don Antonio Martín Fajardo, teniente de cura; fraile Francisco de la Palma, fraile Domingo Mejorada y Vicente de Luna. De enero a junio de 1790, en el bautizo de los esclavos, junto con Bernardo Correa y Cidrón, ofició el fraile Juan Parrastegui. En un bautizo realizado el 12 de diciembre de 1791, el padrino lo fue el presbítero Rosé, cura del partido francés.

La tenencia de esclavos nos da una muestra de la sociedad de esa villa, en la que 283 personas tenían entre uno y diez esclavos, y 11 personas, entre 15 y 57 esclavos. Estos últimos fueron Juliana Cabral, Santiago Labat, doña Manuela de Guzmán, don Pedro Andújar, don Antonio Cabral, don Eusebio de la Cruz, don Marcos Cabral (padre de José María Cabral, quien fuera presidente de la República), don Domingo de Sosa, don Pedro Vásquez, don Francisco de Andújar, y don Juan Bernabé. Entre los sacerdotes esclavistas estaban Antonio Morales, Bernardo Correa y Cidrón, Juan Sánchez Valverde y Antonio Martín Fajardo.

En mi libro “Los Saint-Hilaire: de Francia a la Línea Noroeste” digo que “los apellidos dominicanos de origen francés nos llegaron además como consecuencia del intercambio comercial entre ambas colonias y los acontecimientos que comenzaron con la insurrección de los esclavos de 1791 y que se extendieron hasta la Independencia Nacional el 27 de febrero de 1844. Hincha nos da la oportunidad de corroborar aún más esta hipótesis pues del 30 de octubre de 1783 al 15 de octubre de 1789, es decir, en un lapso de seis años, existen tan solo 15 actas de franceses Del 23 de enero de 1791 al 15 de septiembre de 1794, menos de tres años, hay 44 actas de franceses “de nación” y de diferentes partidos de la colonia; los padrinos, con algunas excepciones, son españoles o criollos, como confirmación de las buenas relaciones de amistad que el comercio y la vecindad fomentaron. A veces uno de los cónyuges era de origen español, como vemos en el acta de bautizo de Juan, nacido el 1 de noviembre de 1782, hijo legítimo de Santiago Febre y María Altagracia de Rivera, siendo la madrina María del Socorro Romero. Los esposos eran vecinos de Mirvalet, partido francés (folio 17, s/n acta, 24 de diciembre de 1783), mientras que en otros son españoles o criollos que se avecindaron en la colonia francesa, como lo evidencia el  bautizo de Francisco, de 3 años de edad, hijo natural de Catalina Ramírez, siendo sus padrinos Francisco de Mella y Lucía Ramírez, mujer de Francisco de Jesús, “de esta vecindad”. La madre era vecina del partido francés de Mirvalet (folio 34, s/n acta, 2 de junio de 1785)

Al igual que los de San Cristóbal, estos archivos nos pueden ayudar a encontrar información sobre los ancestros de familias sureñas. Además, las actas de sus libros contienen una particularidad: muchos de los padrinos mencionados aparecen asociados a sus respectivos cónyuges o a sus padres, cuyos nombres también se indican, lo que es de gran valía a falta de los demás libros.

 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|