INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO HOY

SÁBADO, 26 DE FEBRERO DEL 2005 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

CEMENTERIOS Y GENEALOGÍA

Preparado por Edwin Rafael Espinal Hernández

 

El reconocer a los cementerios como espacios que registran tiempos, personajes y estilos del proceso histórico de las ciudades, a través de las formas de enterramiento, la iconografía y las inscripciones en sus monumentos, los valora como sitios históricos que forman parte del patrimonio de los pueblos. Aun cuando son las moradas de los muertos, forman parte de la historia viva de las ciudades.

Para los genealogistas, los cementerios atesoran testimonios escritos que resultan de gran utilidad para asegurar la fidelidad de informaciones reunidas a partir del testimonio oral. Los enterramientos, ya sean mausoleos, cenotafios, bóvedas, nichos, criptas o panteones, están identificados por lápidas en las que se consignan las más de las veces los nombres completos de los difuntos, así como sus fechas y lugares de nacimiento y defunción, datos que constituyen un valioso conjunto de informaciones primarias para un investigador genealógico. Fuera de estos datos elementales, en los cementerios también podemos encontrar referencias sobre grados de parentesco, nombres de cónyuges, edades, cargos, ocupaciones, estado civil y minoridad o mayoridad de los difuntos.

El material atesorado por los cementerios es variado y rico y su importancia para la Genealogía se descubre como vital: son un verdadero archivo de sus respectivas localidades y nos dan cuenta de la obra de sus habitantes y, en cierta manera, de su devenir social y cultural. Visitar estos sitios con una visión diferente a la tradicional permite adentrarnos en una multiplicidad de historias familiares.

Otro aspecto relativo a los cementerios es el registro o documentación existente en las oficinas que administran los camposantos. Un cúmulo de información de interés genealógico también allí se atesora. Entre otros datos, podemos encontrar las fechas de enterramiento, la edad del difunto y el lugar exacto de la ubicación de la tumba.

En países más avanzados en la investigación genealógica, tal como es el caso de los Estados Unidos, ya se ofrece grabado en CD “un inventario” de quienes reposan en cada cementerio.

También facilita la búsqueda del investigador genealógico la existencia de “cementerios especializados”, lugares donde se entierran las personas por su religión o por las circunstancias de su fallecimiento. En este orden podemos citar los cementerios judíos, los denominados cementerios cosmopolitas, creados para el entierro de personas que no profesaban la religión católica, y los cementerios de los caídos en una guerra determinada.

Por su riqueza artística y su valor testimonial, el Cementerio de la avenida Independencia de Santo Domingo fue declarado Patrimonio Histórico en 1991 por decreto del Poder Ejecutivo. A nivel nacional existen camposantos que contienen un valioso patrimonio histórico y artístico, como los de Santiago, Montecristi y Puerto Plata.

Hoy en día, en muchas ciudades de trascendencia histórica los cementerios han pasado a formar parte de sus puntos de interés. Cabe señalar entre muchos otros de nuestro continente el de la ciudad de New Orleans en Louisiana, el de La Habana en Cuba y el de La Recoleta en Buenos Aires, en los cuales se ofrecen excursiones guiadas a los visitantes.

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|