INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO HOY

SÁBADO, 3 DE FEBRERO DEL 2007

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

TOPONIMIA Y GENEALOGÍA: EL GASCUE DE MARCOS POLANCO (5 de 15)

Preparado por Olga Margarita Gómez Cuesta

 

La estirpe Polanco-Chicoteau-Henault fue fundada en 1824 en la República Dominicana por el matrimonio de Manuel Polanco y Josefina Adelaida Chicoteau o Josefina Henault.

Manuel Polanco nació en San Juan de la Maguana alrededor de 1802. De profesión zapatero, sirvió como sargento del Regimiento Fijo de Puerto Rico en Santo Domingo, al mando del coronel de infantería Isidoro Linares. Su esposa Josefina Adelaida era hija de Fortuné Henault, platero, natural de Haití, y una dama de apellido Layssi, natural de Nueva York, Estados Unidos de América, de cuya ascendencia no tenemos datos.

En su unión procrearon a Luis Oven (1824), María Manuela (1826), María Apolonia (1928), José Manuel (1830), Petronila (1832), María Josefa (1835) y Marcos Bartolomé, nacido el 25 de abril de 1838.

Marcos Bartolomé Polanco Chicoteau-Henault se destacó como la figura más polémica que haya vivido en Gascue desde sus inicios. Los que lo conocieron profundamente le atribuyeron dotes de hombre sencillo, con una visión clara para engrosar su patrimonio personal.  Sin embargo, rodeada de una ola de misterio, la imagen de don Marcos fue sacrificada hasta mediados del siglo XX, por la ignorancia de las gentes de su tiempo, que le achacaban el haberse enriquecido con las botijas que don Francisco de Gascue dejó abandonadas en los terrenos adquiridos por este. Otros mitos y leyendas se tejieron en torno a esas propiedades, entre los que se incluyen casas embrujadas, fantasmas, mapas del tesoro, esclavos negros sacrificados, zombies y otros personajes de las películas del cine mudo. La realidad era muy distante a esos rumores, usados como entretenimiento por los jóvenes de la zona después de la hora de la cena, en una ciudad que no tenía nada que hacer.

Don Marcos viajó joven a Venezuela, de donde regresó con su socio Aquiles Bermúdez, miembro de una familia de curtidores de pieles en la tierra araucana e instalaron una tenería en la margen oriental del Ozama, en el poblado de Pajarito, que luego trasladó a su propiedad en la avenida Bolívar. Esa decisión se convirtió en el primer gran conflicto entre vecinos de la nueva zona residencial en los terrenos de Gascue, que de repente se vio invadida por el hedor de una industria curtidora de pieles, justo en la entrada del espacio donde muchas familias pretendían vivir en paz, al margen del comercio de la ciudad intramuros.

Esta propiedad la había adquirido Polanco a finales del siglo XVIII. Colindaba al oeste y al norte con los potreros Mis Amores y La Generala”, de don Pedro A. Lluberes (lo que hoy se puede entender como la calle Dr. Delgado); pasaba al sur del Palacio Nacional hasta la hoy calle Manuel María Castillo, tomando la 30 de Marzo, que era el limite este de la propiedad. Al sur colindaba con la Sabana del Estado, hoy parque Independencia, y tomaba la avenida Bolívar, regresando hacia la Dr. Delgado. Es como más o menos se puede graficar hoy esta parcela, que se estima fue adquirida a un centavo el metro cuadrado.

En los primeros años del siglo XX, Marcos Polanco inició la urbanización de su propiedad, vendiendo solares, edificando viviendas y utilizando un modelo casi idéntico en todas las casas, de las que aún quedan algunas conservadas en las dos primeras cuadras de la Avenida Bolívar, incluyendo la del propio Polanco.

El primer terreno en la acera norte de esa avenida, hoy esquina Julio Verne, se mantuvo yermo por muchos años y en las décadas de los años 40 y 50 era utilizado por los circos y ferias que visitaban la ciudad de Santo Domingo. Posteriormente edificado, el lugar hoy luce arrabalizado, con un control de guaguas, justo donde fueron acribillados algunos de los héroes del 30 de mayo de 1961.

La calle Julio Verne fue asiento de residencias de distinguidas familias de la capital, entre las que se recuerda la de los descendientes del patricio Sánchez, donde nació y se crió el poeta Enriquillo Sánchez.

Se dice que Marcos Polanco llegó a tener más de cien casas en alquiler y que la gran mayoría fueron destruidas por el ciclón de San Zenón, lo que lo forzó a vender esos terrenos como solares a legendarias familias de intramuros y de San Carlos, que criaron a sus descendientes durante el apogeo de este sector en los años treinta, cuarenta y cincuenta.

Marcos Bartolomé Polanco Chicoteau-Henault casó en 1861 con Genarina Paredes (1848-1903), procreando a:

Manuel María, nacido el 16 de febrero de 1862 y quien casó con Adriana Billini Aristi, hija de Esteban Billini, prócer de la Independencia, y Concepción Aristi, natural de Baní. 

Josefina, quien casó con Manuel Durán Bracho, hijo de Manuel Durán, médico, natural de Maracaibo, Venezuela, y María Altagracia De la Concha, hija del prócer Tomás Eleuterio de la Concha y López. 

María de las Nieves, nacida el 4 de febrero de 1868, casó con Arquímedes Cruz Álvarez, hijo de Manuel María Cruz Lepín y Dolores Álvarez. 

Marcos, nacido el 13 de febrero de 1870, casó el 3 de marzo de 1906 con Edelmira Baralt hija de Nicolás Baralt, natural de Maracaibo, Venezuela, y Rosa Sanabria.

Julio (1872-1873) y

Pedro Julio, nacido el 20 de enero de 1881, quien casó el 25 de diciembre de 1915 con Graciela Aybar, hija de Federico Aybar Sainz (n. 1826) y Trinidad Vilquez o Vilchez, natural de Azua, quienes a su vez procrearon a Gladys y Amada Polanco Aybar, distinguidas damas que aún residen en parte de los terrenos originales de su abuelo, en la calle Uruguay.

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|