INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

  Ramón Cáceres

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO Hoy

SÁBADO, 14 DE FEBRERO DEL 2009

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

DESCENDENCIAS PRESIDENCIALES: RAMÓN CÁCERES

Preparado por Edwin Rafael Espinal Hernández

 

La descendencia del presidente Ramón Cáceres (1906-1911) estuvo marcada por los acontecimientos políticos en los que este se vio involucrado. Mon casó en Santiago el 10 de junio de 1894 con Narcisa Ureña Valencia día del cumpleaños de esta y su primogénito Ramón Arturo (Tuto) nació el 1 de mayo de 1896, en momentos en que el gobierno de Ulises Heureaux ejercía mayor opresión sobre sus opositores pero al mismo tiempo se tambaleaba por la política económica que había seguido. José, el segundo en la prole, que murió afectado de pulmonía a los 27 días de nacido, fue seguido por Ana Antonia, nacida el 20 de abril de 1899, cuando ya su padre conspiraba junto a su primo hermano Horacio Vásquez en contra de Lilís. Ana Antonia sería bautizada en julio de 1899, justo en el interregno de la llegada de Heureaux al puerto de Sánchez, desde donde iniciaría un recorrido que lo llevaría por La Vega y Moca. El día de Santa Ana, bajo cuya advocación recibiría las aguas bautismales, su padre acabaría con el tirano en la Ciudad del Viaducto.

Las turbulencias políticas que siguieron al 26 de julio de 1899 impusieron una pausa en el nacimiento de nuevos hijos, pero ya para 1903, a la caída del primer gobierno de Horacio Vásquez y su salida hacia Cuba como exiliado, Mon y Narcisa habían sumado a Ana Nadelia el 17 de octubre de 1900 y a Luis Manuel al ámbito familiar. El quinto de los hijos, Marino Emilio, nació el 6 de julio de 1903 en tierra cubana: Narcisa Ureña llegó a Santiago de Cuba en el octavo mes de embarazo a acompañar a su esposo y el nombre de Marino le fue impuesto por haber surcado el mar en el vientre de su madre.

Nuevamente en República Dominicana, en 1906, Ramón Arturo pasó a estudiar a un colegio en Hamburgo, luego de una breve estadía en  Santo Domingo, mientras su madre y hermanos permanecieron en Estancia Nueva, Moca, donde estaba la casa solariega y lugar en el que Mon había nacido el 15 de diciembre de 1866. “Sólo a principios de 1909” dice Pedro Troncoso Sánchez en su obra biógrafica “Ramón Cáceres”, “cuando la evolución de los acontecimientos convirtieron a Mon en presidente elegido para un nuevo período, fue cuando la familia pasó a la capital”. Ya para entonces, Miguel Angel, el sexto de los hijos, tenía tres años, pues había nacido en 1906. En Santo Domingo nacerían los tres últimos retoños del matrimonio Cáceres-Ureña: Ana Juana en 1909, Ana Remigia, el 10 de febrero de 1910 y Ana Idalia, el 17 de agosto de 1911, apenas tres meses antes del magnicidio de su progenitor.

Aquel domingo 19 de noviembre de 1911, sus hijos estuvieron presentes en sus últimas horas: jugó con ellos en la mañana y antes de salir a su acostumbrado paseo vespertino se solazó escuchando “la música de mandolinas que hacían sus hijas mayores en compañía de amiguitas, y el alboroto de los varones jugando en el patio con sus bicicletas”. Miraría por un instante a la pequeña Ana Idalia, que su esposa llevaba en sus brazos en el momento de su última despedida.

Tras su muerte, su esposa y  sus hijos volvieron a Estancia Nueva, pasando a vivir en la pobreza, convirtiéndose el hijo mayor en el padre de sus nueve hermanos. “En los años de orfandad que siguieron a 1911” señala Troncoso Sánchez “el rol de Tuto fue superior a lo soñado por Mon. Más que el ejemplo, fue el padre sus hermanos menores. Truncados sus estudios en Alemania, por falta de recursos, sacrificó su vida dedicándose a las duras tareas del campo en Estancia Nueva para que aquéllos pudieran recibir una educación adecuada y dos de ellos hicieran carrera universitaria”.


Fuente Bibliográfica: 

Troncoso Sánchez, Pedro: Ramón Cáceres, cuarta edición, Editora de Revistas, Santo Domingo, 2005

 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|