INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

 

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO Hoy

SÁBADO, 18 DE FEBRERO DEL 2017

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

FAMILIAS CHINAS DE BONAO (3 de 3)

Preparado por Carlos José de Jesús Guzmán Abréu

 

Luis Sang “Jo-ai Pao”, quien falleció el 25 de enero de 1969, llegó de Cantón, China, para dejar en Bonao su vida y sus sueños plasmados en una querida familia de 10 hijos y numerosos nietos, bisnietos y tataranietos.

El “Sang Lee Long” cerró sus puertas a principios de la década del 60, luego que fuera construida la nueva autopista Duarte, la cual dejó fuera del paso de los viajeros la principal vía de la villa de Bonao.

Una segunda familia cantonesa, originaria de Hong Kong, se estableció en la Villa de las Hortensias a mediados de la era de Trujillo, quienes por coincidencia también llevaban el apellido Sang como su seña de linaje. Me refiero al comerciante “Sui Chit Sang”, mejor conocido como Luichi Sang, propietario del hotel restaurant “El Nuevo Madrid”, frente al parque de Bonao, el cual le compró al destacado comerciante bonaense don Oscar Batista. Al perder Bonao su condición de parada de viajeros, su establecimiento quedó a cargo de su hijo; luego fue convertido en un supermercado.

Todos los miembros de la familia de este inmigrante su esposa Antonia Sang y sus hijos  José y Alberto Sang  a pesar de haber residido por décadas en la provincia de Monseñor Nouel,  habían nacido en Cantón y ninguno murió en Bonao.

Luichi Sang emigró a Santo Domingo en los años sesenta, donde tuvo un hotel restaurant en la calle Nicolás de Ovando. Era proverbial la calidez de sus atenciones cuando recibía la visita de alguien de Bonao.  

A partir de 1962 fue instalada la Misión Técnico Agrícola de China (Taiwán), ubicada en la Estación Experimental de Juma, que motivó la llegada a Bonao de numerosos técnicos de esa nación y sus familias para misiones de corta y mediana estadía, en procura de  mejorar la calidad y el rendimiento de las cosechas de arroz. Todos ellos han incidido en la presencia china en esa comunidad.

Una muy honrosa distinción la constituye la presencia del doctor Yin Tieh Hsieh, quien ha laborado en la mencionada misión desde del 29 de diciembre de 1965. El trabajo en Bonao de este prestigioso científico ha permitido el desarrollo de importantes variedades de arroz que han hecho posible multiplicar exponencialmente la producción de ese importante cereal por área cultivada.

El Dr. Hsieh, considerado padre del arroz en la República Dominicana, comparte su vida de manera modesta y humilde con su esposa y compañera de siempre, la señora Esther Chou.

Sin dudas, la presencia china ha dejado impreso un sello indeleble en la identidad cultural de la villa de Bonao. Esa marca se distingue por la productiva laboriosidad de su gente, por el respeto bien ganado, por su honestidad y sobre todo por la discreción con que los chinos supieron escuchar los “secretos” de los viajeros, los que siempre supieron mantener muy finamente guardados.

 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|