INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

 

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO Hoy

SÁBADO, 3 DE MAYO DEL 2008

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

UNA DESCONOCIDA RAMA FRANCESA DE LOS ALFAU

Preparado por Edwin Rafael Espinal Hernández

 

Felipe Benicio Alfau Bustamante, uno de los fundadores de la sociedad secreta duartiana La Trinitaria, nació en Santo Domingo el 22 de agosto de 1818, siendo hijo de Julián Alfau Páez (1770-1840), venezolano guayanés, y María del Carmen Bustamante López, oriunda de la ciudad de Santo Domingo. Gran admirador del general Pedro Santana, a quien sirvió en varias posiciones, mantuvo sin embargo “un espíritu independiente y poco inclinado a la lisonja”, como refiere el Dr. Julio G. Campillo Pérez. Acaso por ello decidió ir a vivir a España en 1857. Regresaría a República Dominicana después de haber promovido y obtenido la Anexión de nuestro territorio a la Madre Patria, como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario ante la Corte de Madrid, para ocupar diversos cargos al servicio de la reina Isabel II; al triunfar la guerra restauradora retornó a suelo ibérico, no volviendo jamás al país. Allí llegó a ser Gobernador de la ciudad andaluza de Sevilla, donde  murió el 5 de octubre de 1878. 

Su consorte, María Josefa Baralt Galván, hija de Miguel Baralt y María Candelaria Galván Cordero y nacida el 31 de octubre de 1825, le sobrevivió hasta el 21 de marzo de 1908, cuando falleció en Guernica, Bilbao, País Vasco, España.

De su unión con María Josefa Baralt Galván, Felipe Alfau Bustamante tuvo dos hijos: Antonio Abad, venido al mundo el 28 de septiembre de 1847 en la ciudad de Santo Domingo y fallecido el 29 de enero de 1919 en Nueva York, Estados Unidos, y Altagracia Alfau Baralt.

La descendencia de Antonio Abad Alfau Baralt era conocida: de su matrimonio con su pariente Eugenia Galván Velásquez, hija de Manuel de Jesús Galván y Francisca Velásquez, nacieron Alfonso, Rafael, José, María, Felipe, Jesusa y Moncita Alfau Galván, quienes residieron en Estados Unidos. Pero de la figura de Altagracia Alfau Baralt no se tenía más noticia que su nacimiento,  acaecido en la ciudad de Santo Domingo en 1851. Y esto así hasta fines de 2006,  desde cuando se ha tenido contacto, a través del buzón electrónico del Instituto Dominicano de Genealogía, con dos de sus descendientes, los primos hermanos Pierre Goirand, residente en París, Francia (pierregoirand@free.fr), y Alain Houel (alain-peregrino@hotmail.com), residente en el entorno rural de la ciudad de Pampanito, Estado Trujillo, Venezuela, quienes han aportado su hasta ahora desconocida parentela. 

Residiendo en Sevilla, Altagracia casó con el ciudadano francés Honoré Houel en 1880, pasando luego a vivir a la ciudad de Medea, en Argelia, procreando allí tres hijos: Sophie (Medea, Argelia, 1881-Casablanca, Marruecos, 1936), quien casó en Argelia con Herbert Allcard; Isabelle (Medea, Argelia 1883-París, Francia), esposa de Guy Crotti Derossi di Castigliore, quien murió en la batalla de Carleroi en 1914, el mismo año de su matrimonio, y Phillipe (Medea, Argelia 1885-París, Francia, 1972), cónyuge de Simone Dreyfus y Paule Bouvier de la Motte; con esta última contrajo matrimonio en 1911.

Sophie Houel Alfau procreó con Herbert Allcard tres hijos, Marie-Louise, Robie y Bertie Allcard Houel. Allcard murió el 13 de noviembre de 1914 en la ciudad marroquí de El-Herri, durante la guerra de pacificación de ese país. 

Isabelle Houel Alfau fue la madre de Guy Crotti Houel, nacido en Medea, Argelia, mientras que Phillipe Houel Alfau fue padre de Honoré, Suzanne y Guy Houel Bouvier (Medea, Argelia, 1914-Toulon, Francia, 2002) y de Christiane Goirand, estos dos últimos respectivos padres de nuestros informantes.  

Honoré Houel murió en 1911 en Medea, Argelia, mientras que Altagracia Alfau Baralt murió en Rabat, Marruecos, en 1939, tras haber residido el resto de su vida en la ciudad de Medea.

Estos datos, aunque sucintos, resultan un invaluable filón genealógico, pues han permitido atar una línea familiar plenamente desconocida al árbol de tan distinguida familia.

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|