INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

en

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO HOY

SÁBADO, 14 DE OCTUBRE DEL 2006

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

LOS SICARD: DE CABO HAITIANO AL CIBAO

Preparado por Edwin Rafael Espinal Hernández

 

La tradición oral ha decantado en sucesivas generaciones que el origen en el país del apellido Sicard se remonta a la primera mitad del siglo XIX. Una versión recoge que, en 1830, ante el peligro que corría en ocasión de una revuelta, el barón Agustín Sicard, un marsellés general de brigada de la armada francesa y propietario de una plantación de azúcar y café en Cabo Haitiano, decidió enviar a su familia a la parte Este de la isla de Santo Domingo. Mientras su esposa Adelaida —esposa en primeras nupcias del Conde Breda, propietario de la plantación de azúcar en Cabo Haitiano en que nació Toussaint Louverture, padre de la Independencia de Haití— y sus siete hijos huían abordando un barco, él se daba un tiro en la sien para evitar caer en manos de los facciosos.

El recuerdo familiar no resulta del todo inconexo con la documentación que ha podido localizarse sobre el tronco familiar, aunque sí existen algunas distorsiones. En verdad, Julien Augustin Sicard nació alrededor de 1756 en Trou de Nord, Haití, fue hijo de Augustin Sicard y Charlotte Armand. Su padre fue propietario de una plantación cafetalera. Efectivamente, Julien Augustin Sicard fue no sólo barón de Sicard (título que se le concediera en 1813), sino también Caballero de la Orden Real y Gran Maestro de Ceremonias del Rey Cristóbal (1811-1820) en Haití. Tuvo dos matrimonios: el primero con Anne Rogers y el segundo con Adélaide Mimi Raby, hija de Jeanne Raby.

Por otro lado, si los hechos pasaron como los trae la tradición oral y Agustín Sicard cometió suicidio, la información es atendible. Christophe se suicidó el 8 de octubre de 1820, como forma de evitar el paredón que le esperaba tras la caída de su gobierno. El pueblo enardecido asesinó a sus hijos, mientras que su esposa e hijas huyeron a Italia. Muchos de los personeros del rey fueron fusilados; algunos optaron por adelantar lo inevitable y se suicidaron: es posible que en ese estado de cosas encaje el suicidio de Agustín Sicard y el refugio de su esposa e hijas en la parte Este de la isla.

Con Anne Rogers, tuvo al menos una hija, Mary Ann, nacida en Bordenton, New Jersey, el 12 de julio de 1784, y cuya declaración de nacimiento realizó el día primero del mes Prairial del año séptimo de la Revolución Francesa (20 de mayo de 1796) ante el oficial civil de Fort Liberté, Francois Nouel, y por ante los testigos Alexandre Brochard y Antoine Desquesnes. Así consta en el volumen 73 de los Registros Civiles de Fort Dauphin, Saint Dominge.

De su matrimonio con Adélaide Raby, se consigna el nacimiento de cuatro hijos: Julien, quien nació hacia 1784; Jean, quien nació hacia 1799; Matilde, quien nació hacia 1802 y Francoise, quien nació hacia 1804. De estos hijos, sólo Francisca (Francoise) concuerda con los evocados por la tradición oral; los demás —María Adelaida Floridá, Ana Carlota, Gregorio, María Francisca Nancy, Agustín y Varonil o Baroní— no son citados en la página http://www.rootsweb.ancestry.com/~htiwgw/familles/fiches/089814.htm, cuya fuente de información es la Asociación Genealógica Haitiana.

¿Qué fue de los hermanos Sicard Rabí y su madre en nuestro territorio? Adelaida Rabí Vda. Sicard todavía vivía en 1843. En ese año, junto a sus hijas María Adelaida Floridá y Ana Carlota, vendió en Santiago dos solares ubicados en la esquina de la calle Libertad y el callejón de Mr. Espaillat (actuales Máximo Gómez y Sully Bonnelly, respectivamente). Era copropietaria del inmueble por donación que le hiciera otra de sus hijas, Francisca Sicard de Plumet. Aunque en esta transacción, realizada de forma auténtica por ante el notario Narciso Román, aparece apellidada Rabí, en el acta de defunción de su hija María Adelaida Floridá figura como Adelaida Haran.

María Adelaida Floridá casó en Montecristi hacia 1831 cuando tenía apenas doce años con Benito Alexandro, entonces un maduro francés de 50 años, oriundo de Alsacia y que trastocó su nombre en la forma castellanizada de Alejandro Benoit. Quedó viuda en 1861 y murió el 27 de septiembre de 1873. De su matrimonio nacieron once hijos: María Alejandrina (1839-1907), María Ana Emma (1840-1916), José Benjamín (1843-1917), que casó el 25 de febrero de 1873 con María Francisca Álvarez Maldonado; Rosalía, María Teresa Altagracia (1848-1922), Francisca Eufrosina (1848-1926), quien casó el 20 de abril de 1870 con el asturiano Ricardo Ovies Álvarez; Adelaida Esther (1852-1912), María Josefa Adelaida (1854-1930), Paulina Agustina (1858-1918), Ana Josefa Floridá (1860-1920) y Carlos Domingo Benoit Sicard, el único que dejó descendencia, al casar el 14 de diciembre de 1884 en Santiago con Natalia Méndez Amézquita.

Ana Carlota vivió frente a la propiedad rural de su hermana Floridá en Jacagua, Santiago. Había aprendido medicina en París con su cuñado el Dr. Plumet, esposo de su hermana Francisca, y se dedicó durante mucho tiempo a cuidar enfermos, aplicando sencillos principios terapéuticos. Se dice que curaba la tuberculosis, la sífilis y las fiebres palúdicas. Murió soltera en Santiago el 28 de octubre de 1909 a los 88 años de edad.

El proceso de partición de sus bienes, divididos entre sus sobrinos y sobrinos nietos y llevado a cabo en 1910 por ante el notario santiagués Joaquín Dalmau a instancias de su tutor Abelardo Viñas, aporta la descendencia de otros dos de sus hermanos, Gregorio y María Francisca Nancy.

Gregorio (Goyín) tuvo cuatro hijos de su matrimonio con Brígida Collado: Gertrudis, quien casó el 21 de mayo de 1873 en Jarabacoa con Carlos Enrique Neumann y ya viuda para 1910; Adelaida, quien casó en Jarabacoa con Ezequiel Durán el 12 de abril de 1883; Gregorio de Jesús, quien casó con María de Jesús Vásquez y María Dolores Abréu (con esta última el 18 de octubre de 1874 en Jarabacoa) e Irene, ya fallecida para 1910 y esposa de José Eugenio Collado. Sus hijos fueron José Eugenio, sacerdote (Jarabacoa, 7 de agosto de 1875-Moca, 5 de octubre de 1960), Julio, Aurelia, Ana, María Altagracia, nacida el 20 de septiembre de 1865 en Jarabacoa, y María Asunción Collado Sicard, esta última esposa de Joaquín Cabral y residente en Salcedo para 1910.

María Francisca Nancy casó con U. D’Obernay. Fue madre de José Ramón, Carlos, quien casó el 7 de septiembre de 1862 en Jarabacoa con Eduviges Sánchez, procreando a María Josefina, quien nació el 8 de agosto de 1869 y a Sinencia Felícita, quien nació el 5 de enero de 1871, ambas en Jarabacoa; María Josefina, esposa de José Reyes; Cecilia, esposa de Ramón Guzmán y Emma Meregilda (Emé) D’Obernay Sicard.

De los otros hermanos rescatados por el recuerdo familiar, Agustín y Varonil o Baroní, así apodado como diminutivo del título de barón que ostentaba su padre, no tenemos información, pero se convirtieron, junto a su sobrino Gregorio Sicard hijo, en los únicos continuadores de esta progenie por línea de varón. Así, Agustín, esposo de Juana Magdalena Espínola, dio origen, entre otros, a los Sicard Ayala y los Sicard de Peña, mientras que Varonil o Baroní fue tronco de los Sicard Pérez.


Fuentes Bibliográficas: 

Espinal Hernández, Edwin: Los Benoit, familia de solera de Jacagua, De mi quehacer genealógico, Instituto Dominicano de Genealogía, Serie Charlas Genealógicas, Volumen I, Santo Domingo, 2003

 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|