INSTITUTO DOMINICANO DE GENEALOGÍA, INC.

Cápsulas Genealógicas

 

SECCIÓN SABATINA DEL DIARIO Hoy

SÁBADO, 22 DE OCTUBRE DEL 2016

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|

 

LOS THOMEN: ALSACIANOS, COMO EL BUEN VINO (3 de 3)

Preparado por Joan Manuel Ferrer Rodríguez

 

Pues bien, Víctor Federico Thomen de los Reyes, acaso el más conspicuo de los miembros de la primera generación familiar que nació en suelo criollo, vio la luz en Puerto Plata el 12 de abril de 1872. Frisaba la veintena de años para cuando se estableció en Santiago de los Caballeros y fundó la razón social Thomen y Ca., empresa de singular prestigio que se ganó, bien pronto, el favor de sus contemporáneos, concentrando sus esfuerzos en la importación y exportación de géneros, con un especial énfasis en ciertos rubros de la tierra, tales como el cacao y el tabaco.

Agente comercial de firmas extranjeras promovió la creación de la Cámara de Comercio y Producción de Santiago, corporación en la que además fungió como primer presidente en 1914. Incursionó, paralelamente, en el mundo de las finanzas y poseyó una cantidad apreciable de inmuebles y predios urbanos. Huelga decir que pasó gran parte de su vida vinculado al desarrollo de las actividades comerciales en Santiago de los Caballeros. En el aspecto sentimental, contrajo matrimonio con Isabel Emilia Candelario Domínguez, natural de la capital económica del Cibao, hija de Regino Candelario Almánzar y de Isabel Domínguez Hernández, miembro de una familia canaria radicada en Gurabo.

Fueron sus hijos Ana Antonia, Federico, Jacobo Antonio, Jacques, José Augusto, Luis Francisco, Víctor Emilio y Victoria Emilia Thomen Candelario.

Por otra parte, la evidencia documental sugiere que el matrimonio Thomen-Candelario constituye la matriz principal de los de su apellido en el país. Es, en definitiva, tronco del que se desgaja una multitud de familias dominicanas, entre las cuales se reconocen los Thomen Arredondo, Thomen Cocco, Thomen Ribot, Thomen Acevedo, Thomen Batlle, Thomen Ginebra, Thomen Jiménez, Thomen López-Penha, Thomen Lembcke, Thomen Cabral, Thomen Romero, Thomen Soto, Thomen Weeks, Arostegui Thomen, Badía Thomen, Barandli Thomen, Bonelly Thomen, Calventi Thomen, Etili Thomen, Fernández Thomen, Franco Thomen, Martínez Thomen, Muñoz Thomen, Ortiz Thomen, Pimentel Thomen, Pizano Thomen, Polzin Thomen, Viñas Thomen y Woodke Thomen. Aun cuando la anterior es una lista puramente enunciativa, es de sobra conocido que esta descendencia ha descollado en sus relaciones con la sociedad dominicana en áreas tan diversas del quehacer cotidiano criollo como arqueología, ciencias naturales, comercio, comunicación, conservación del medio ambiente, diplomacia, filatelia, ingeniería, medicina, moda, política y docencia, entre muchas otras.

Para valorar en su justa dimensión el grado de incidencia de los Thomen en esta su patria chica, basta con señalar que el apellido ha sido incorporado al acervo de la toponimia dominicana, a través de un sector del municipio de Puñal en la provincia de Santiago que ahora se conoce con el nombre de urbanización Thomen. La participación del apellido en la transformación del perfil urbano de nuestra geografía se manifiesta también en los nombres de algunas calles y avenidas, designadas con los nombres de miembros notables del clan familiar, como muestra imperecedera del afecto y agradecimiento del que se han hecho acreedores.

 

|<< INICIO<< AUTOR< ANTERIORCALENDARIOPOSTERIOR >AUTOR >>INDICE >>|